LA MENARA

del amor por la naturaleza

Fue durante una visita a Marrakech en la década de los 90 cuando descubrimos los hermosos jardines de La Menara, coronados por un pabellón de estudiada arquitectura y una alberca que reflejaba las montañas del Atlas cubiertas de nieve que se alzaban en la distancia. La transformación de este espacio árido en un lugar idílico donde el agua traída de las fuentes de las montañas del Atlas a unos 30 kilómetros de distancia se fusiona con un cielo infinito, la belleza floral y la evocadora arquitectura morisca estimuló nuestros sentidos como paisajistas.

La Menara es un ejemplo perfecto de forma y función, ya que su propósito es proporcionar riego a las comunidades agrícolas circundantes. Nos inspiró esta armonía e integración con la naturaleza y el equilibrio entre la utilidad práctica y la creatividad del diseño. Es por ello que intentamos incorporar esta misma sensibilidad en nuestro propio trabajo como paisajistas. Las personas creativas necesitan una inspiración regular, y La Menara fue un ejemplo memorable de eso, ya que inauguró una nueva fase en la que exploramos la belleza simple del minimalismo.

 

 

Jardines sensoriales

Como dijo el famoso arquitecto Ludwig Mies van der Rohe: “Menos es más”. La simplicidad, en manos de diseñadores expertos, produce una variedad mágica de texturas, tonos, aromas y sombras que utilizamos con gran efecto en la creación de jardines privados o comunitarios, parques públicos así como patios íntimos y elementos de agua. Estas zonas verdes se fusionan con el estilo arquitectónico y el estilo de vida de la casa, combinando áreas interiores y exteriores para crear una serie de espacios de vida distintos pero interactivos.

El jardín mediterráneo, que utiliza especies de plantas autóctonas y regionales, es un exponente ideal de esta filosofía, combinando de nuevo la funcionalidad y el valor ambiental del bajo consumo de agua con paisajes cuidados, con un aire minimalista haciendo énfasis en las diferentes texturas. Por lo tanto, como empresa, nuestra filosofía de diseño se basa en crear jardines que sean evocadores, pero que además estimulen los sentidos y creen una sensación de bienestar. En otras palabras: tu propio paraíso privado.

Transformando tu entorno

Imagina entrar en un patio rodeado de sombras, texturas y olores en el que se oye de fondo el murmullo de agua goteando sobre una fuente baja. La iluminación juega un papel importante en este proceso, ya que las zonas exteriores, cobran vida no solo durante el día, sino que también pueden ser zonas de descanso, familiares y de entretenimiento por la noche. Nos fascina ser capaces de transformar espacios en los que el usuario se sienta integrado y estimulado, invitándolo a su uso según sus necesidades.

Diseño sostenible

Cada jardín supone para nosotros un nuevo reto en el que encontrar el equilibrio de la ecuación de las necesidades del cliente y la esencia y potencialidad del lugar (´genius locchi`), con el empleo de la vegetación adecuada al entorno favoreciendo la sostenibilidad del jardín, así como de todos los elementos que evoquen el estímulo de los sentidos.

Abordamos cada proyecto como un proceso creativo individual que comienza con el estudio del entorno y del terreno, seguido de una fase de inspiración, y finalmente la representación de un diseño que refleje la esencia del lugar, transformándolo en un espacio único y de disfrute.

Para más información y otros ejemplos de nuestro trabajo visita nuestra web.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

OK