ELEMENTOS DE AGUA

El agua: la que da la vida.

Durante siglos, el agua ha sido uno de los elementos de diseño más importantes de los jardines andaluces y mediterráneos. El clima cálido determina la necesidad de agua: las fuentes en los patios crean una sensación de frescura, mientras que las piscinas cumplen la doble función de ser ornamentales, como pueden haber notado los visitantes de la Alhambra de Granada, y como reserva de agua, algo con lo que los residentes de Marrakech están familiarizados.

Además, el suave sonido de las fuentes bajas de los patios es un elemento que invita a relajarse y se suma a la sensación de frescor que el agua de la fuente ya nos brinda. El relajante sonido del agua, ya sea de fuentes, acequias o pasamanos, nos invitan a sentirnos más en paz y en armonía con el medio ambiente.

La dinastía nazarí, grandes maestros en el arte del uso del agua, trajeron sus habilidades a Andalucía durante el período de la dominación árabe. Podemos estar hablando de una cultura que se remonta a más de un milenio, pero el legado de los antiguos habitantes del desierto perdura en los edificios moriscos de las ciudades de Granada, Córdoba y Sevilla. ¿Sabías que las fuentes en el palacio de la Alhambra funcionan simplemente mediante el uso de la gravedad? No hay necesidad de motores o bombas hidráulicas, y esta es una técnica que todavía podemos usar hoy en día.

El agua es un recurso escaso.

También debemos ser conscientes de que el agua es un recurso escaso en Andalucía debido a sus escasas precipitaciones. Es por esto que diseñamos sistemas de agua que maximizan el uso de lo que tenemos disponible. Creemos en el uso de un método de control de goteo para los sistemas de riego localizados, la plantación de especies mediterráneas que requieren menos agua y la aplicación de una práctica llamada jardinería «xero», que se basa en el principio del bajo consumo de agua.

Otras técnicas que utilizamos cuando planificamos un jardín mediterráneo son lograr el delicado equilibrio entre lo que llamamos “zonas de plantación», que tienen un alto consumo de agua, combinado con el uso de áridos como la grava o elementos constructivos como pasos de hormigón que reducen el consumo de agua.

 

 

 

 

Agua en áreas públicas.

Gracias a los nazaríes, España continúa utilizando elegantes elementos de agua en sus espacios públicos. Estas reservas de agua atraen a las aves que mejoran el medio ambiente con sus cantos y presencia alegre. Los estanques y lagos para navegar, como el Retiro en Madrid y el Parque de María Luisa en Sevilla, son otros ejemplos de cómo el agua aporta valor al entorno en general y a la jardinería en particular.

Nos enfrentamos a los desafíos del cambio climático, en los que es probable que el agua se convierta en un recurso aún más escaso en las regiones vulnerables a la desertificación. Animaríamos a las escuelas, y a los padres, a educar a las generaciones futuras sobre el papel vital que desempeña el agua en nuestra propia existencia y en las formas en que podemos conservar su uso y continuar disfrutando de los beneficios que da a la vida humana.

El agua en los diseños de La Menara

Existen nuevas corrientes de diseño más modernas y cúbicas, tanto en la arquitectura como en el diseño de paisajes. En el estudio de Paisajismo La Menara, nos encanta combinar el cubismo y modernismo de elementos arquitectónicos, con un paisaje mediterráneo y tradicional que cree contraste y aporte valor al conjunto diseñado.

COMPARTE ESTE ARTICULO

OK